viernes, 25 de julio de 2014

Capítulo 10 de Las Crónicas de Érdwill 1






EL REGRESO DE GÓRDAG


     Todo sucedía como de costumbre en la isla de Tracksia (la mayor escuela de gladiadores de Rhamnia). Los gladiadores acababan su entrenamiento de la mañana con los recién iniciados.
Según Eolión, el dórdag que estaba al frente de la escuela, entre los muchachos había algunos que prometían mucho.
Además de Eolión, en la isla había siete gladiadores más. Algunos, como Azión, un dámned, Dérthar, un humano de raza negra, y Crackis, un humano de raza blanca; llevaban mucho tiempo en la isla. Otros, como el rag Górdag, el elfo Jhalias, el enano Moongrée, y el humano de raza negra Zescarión; sólo llevaban dos años y varios meses. Con todo, a ellos les parecía demasiado tiempo. Sentían la necesidad de volver a ser libres… de volver a sus lugares de origen.
El que más echaba en falta su tierra era Jhalias. El elfo, al igual que el enano, no pertenecía al continente de Jergón. Como todos los elfos, provenía del continente Yaiba, el continente de la magia, un lugar donde todo era verde… muy al contrario que la isla, un lugar rocoso y desértico.

Era la hora de la comida, así que todos se pusieron en fila con un cuenco para recibir su parte. A medida que llenaban sus cuencos, se retiraban a una gran mesa.
Jhalias, Moongree, Zescarión y Górdag siempre se sentaban juntos.
-Nunca me acostumbraré a esta porquería. Sabe a rayos -dijo el elfo, mirando a sus amigos.
-Tendrás que acostumbrarte, es lo único que hay -le dijo Górdag, mientras se acababa su cuenco-. Si no lo quieres, me lo comeré yo.
-Te comerías cualquier cosa que te pusieran -bromeó Zescarión.
-Pues, tú tampoco le haces ascos -protestó el bárbaro.
-Sólo tratamos de sobrevivir -intervino Moongrée.
-Quizás no tengamos que comer muchas veces esta comida -dijo Jhalias mirando a sus compañeros muy serio.
-¿A qué te refieres “orejitas”? -se interesó Górdag.
-Acercaos, os contaré algo… He estado pensando un plan para huir de aquí -les dijo el elfo en voz baja.
-Pues ya puedes olvidarlo. Es imposible escapar de aquí. No sé si te has dado cuenta, pero la isla está extremadamente vigilada -le insinuó el enano.
-Es cierto. Pero si esperamos el momento adecuado, puede que tengamos una oportunidad.
-Háblanos de ese plan -insistió Zescarión.
-Como sabéis… mañana viene un barco con comida a la isla… bien, pues…
Jhalias les contó todo el plan a sus compañeros, y éstos decidieron que no tenían nada que perder, y mucho que ganar.
Al día siguiente, los cuatro gladiadores esperaban con impaciencia que llegara el momento para iniciar su plan. No obstante, el momento llegó.
El barco con las provisiones para el siguiente mes, llegó a la isla. Varios hombres bajaron del barco con las provisiones de comida, y con otros tantos grandes barriles de bebida. Y, se dirigieron hacia el almacén que había en la isla.
Una vez llegaron, fueron depositando las provisiones en él. Dentro, escondidos, se encontraban los cuatro gladiadores.
Esperaron a que salieran los hombres con los barriles vacíos del mes anterior, (en donde, en uno de ellos, se había escondido el enano Moongrée), hasta que quedaron tres por salir… entonces, los atacaron y les quitaron sus ropas. Luego, escondieron sus cuerpos inertes, y se vistieron con las ropas de aquellos tres hombres, que no les quedaban del todo mal, excepto… al grandote de Górdag, al que le quedaba demasiado ceñida.
Pasaron inadvertidos ante los guardias del almacén, gracias a los cascos que los hombres llevaban.
Enseguida se unieron a los demás, y subieron al barco. Pero para ello, tuvieron que pasar los muros que limitaban la escuela; los cuales, estaban muy bien vigilados por los soldados damneds.
El barco se dirigía hacia el reino humano de Ramek; el lugar más próximo a la isla.
El viaje fue tan corto, que nadie los descubrió mientras viajaban en el barco.
Cuando llegaron a Ramek, esperaron el momento oportuno, y bajaron del barco con el barril donde se encontraba Moongrée. Luego, una vez lejos del barco y del peligro, se quitaron las ropas y sacaron al enano del barril. Éste, dolorido, mencionó que aborrecería el vino de barril durante bastante tiempo.
Allí, los cuatro amigos se despidieron y tomaron rumbos diferentes…
Jhalias y Moongrée embarcaron de nuevo en distintos barcos que tenían como destinos los continentes de Yaiba y Bravya. Zescarión y Górdag, por el contrario, se hicieron con un caballo cada uno, y marcharon por separado hacia los reinos humanos de Zénor y Rag, respectivamente.
El bárbaro decidió tomar el camino más corto hacia Rag. Para ello tenía que cruzar las temibles Colinas de Eol, donde siempre soplaba un fuerte viento árido y seco. Esto no le preocupaba en absoluto. Ya las había cruzado una vez antes, y por aquel entonces sólo era un muchacho. Ahora sería mucho más fácil para él; pero no sabía cómo iba a responder su caballo. Por ello, se aprovisionó de varias cantimploras con agua antes de iniciar su viaje. Para llegar a las colinas, antes tendría que cruzar las tierras que había entre las canteras donde fue esclavo y Térn, una de las otras dos escuelas de gladiadores que existían.

En el norte del continente de Jergón, los rags mantenían pequeñas revueltas con los damneds.
Los atacaban… acechándolos escondidos, y cuando menos los esperaban; saboteaban los campamentos provisionales de éstos, y robaban sus cargamentos de armas de contrabando.
El gran señor de los bárbaros, Lóthar, se encontraba en su tierra. Rag era una gran meseta, la mayoría del año cubierta de nieve, rodeada de las grandes montañas nevadas que formaban uno de los Anillos Gemelos.
Lóthar lucía una gran barba encrespada, era poseedor de una gran fuerza bruta, tenía una envidiable destreza para la lucha; y además, era mucho más inteligente que la mayoría de los rags. Era un gran conocedor de las técnicas de combate.
Gracias a ello y al numeroso ejército que formaban los bárbaros, habían conseguido mantenerse por el momento, inmunes a los ataques de las fuerzas de Éomerd.
El líder rag se disponía a comerse sentado en su gran trono de madera, una gran pieza de carne de alguno de los animales que vivían en las montañas de los Anillos Gemelos; cuando… uno de sus hombres de confianza lo interrumpió:
-Señor, se acerca un gran ejército de dámneds a través de las montañas. Al frente de ellos, marcha Cónnor.
Górdag había atravesado las Colinas de Eol con algunas dificultades. Su cuerpo presentaba algunas quemaduras y su cara estaba quemada y arrugada. Su caballo, en cambio, había sufrido en menor medida, gracias a que le había dado la mayor parte del agua de las cantimploras.
El bárbaro ya no se mantenía erguido sobre su caballo; de modo que apoyó su pecho sobre su montura y se dejó llevar por ella. Ya estaban cerca del río Yélmax, así que el instinto del animal los dirigiría hacia el agua.
Horas después el caballo llegó al río y Górdag cayó al suelo inconsciente…

…Cuando despertó, se encontró en una cama dentro de una cabaña. No sabía cuándo perdió la conciencia, ni cuánto tiempo había estado dormido.
Se levantó y se colocó su atuendo de gladiador… enseguida salió de la cabaña y se encontró a un viejo cepillando a su caballo.
-Por fin has despertado -le dijo aquél hombre.
-¿Dónde estoy? -le preguntó él.
-Estás justo al lado del río Yélmax. Te encontré cerca de aquí, inconsciente y agonizando. Has estado dos días en cama con fiebre alta. Te estuve curando y dando algo de bebida y alimento. Tu caballo no necesitó demasiado, su estado era mucho mejor que el tuyo; en cualquier caso, aquí disponía de agua y hierba fresca.
-¿Sabes dónde puedo conseguir una barca? -le preguntó el bárbaro.
-Yo te puedo conseguir una, si me entregas a cambio tu caballo.
-De acuerdo, ahora no lo necesito; y cuando llegue a mi pueblo seguro que me darán uno.
El viejo lo llevó hasta la orilla del río. Allí, escondidas tras los matorrales, tenía dos barcas.
-Una es tuya.
-Gracias por todo. Has sido muy amable. No sé si hubiera sobrevivido sin tu ayuda.
-No podía dejarte en el estado que llegaste. Además, he conseguido un buen caballo.
-Hasta otra.
-Suerte -le deseó el anciano.
Górdag subió a una de las barcas y remó río arriba, en busca del río Wuaii, que nacía en las montañas que rodeaban rag.

El ejército dámned había acampado justo encima de una de las montañas de los Anillos Gemelos.
Cónnor se hallaba en su tienda esperando que le trajeran la comida y la bebida. Enseguida se la trajeron. El líder de los damneds siempre tenía mucha hambre antes de una batalla; y la que se avecinaba ahora, era importante para los intereses de su señor.
Poco después de comer, el capitán de su ejército entró en su tienda.
-¿Me has hecho llamar Cónnor?
-Sí, quiero hablar contigo Vlásdar.
-Supongo que querrás hablarme del plan de ataque.
-Estás en lo cierto. Estarás de acuerdo conmigo, en que los rags ya saben que estamos aquí.
-Sí, señor. Siempre suelen enviar algún espía.
-Seguro que están preparados para respondernos. Con que he pensado enviarte a ti primero con parte del ejército. Estoy seguro que esos bárbaros necesitarán ayuda, y los gigantes estarán dispuestos a ayudarlos cuando sepan quienes los atacan.
Cuando reciban su ayuda, yo acudiré a socorreros con la gran mayoría de nuestro ejército. Con todo, no sé si venceremos, pues los gigantes son difíciles de derrotar… pero seguro que los rags quedarán muy debilitados.

Tras cruzar el río Wuaii en la barca que cambió por su caballo al viejo que lo cuidó, Górdag llegó a Rag.
Aquel día se respiraba tensión en el ambiente; una tensión extraña, una tensión… que el bárbaro recordaba muy vagamente, porque hacía mucho tiempo que no vivía una situación similar en Rag. Górdag presentía que su pueblo estaba en peligro; se avecinaba una guerra como cuando era niño.
Sus ojos tardaron poco en avistar los chozos en los que vivían los rags. Éstos eran muy grandes y estaban cubiertos por pieles para resguardarlos del frío.
Siguió acercándose hasta llegar al pueblo. Una vez allí, no tardó en encontrase lo que temía.
Ninguno de los bárbaros de su pueblo se percató de su llegada. Estaban muy ocupados yendo de un lado a otro, preparando sus armas, poniendo a salvo sus familias, y organizándose.
Pronto reconoció a un antiguo amigo de su niñez. Aunque estaba muy cambiado, Górdag apostaba a que era él.
Aquél rag estaba junto a su caballo cargando sus armas.
Por lo que Górdag sabía, aquél bárbaro debía ser algunos años mayor que él, pero no lo aparentaba. Esto se debía a que él tenía la piel muy curtida por el calor del sur… y allí en Rag, el frío parecía conservar mejor a los bárbaros.
Su antiguo amigo llevaba una gran trenza que descansaba sobre el hombro y el pecho de su lado derecho; además, lucía una cinta negra, trenzada, en la frente, para mantener recogidos sus cabellos castaños.
En cuanto a su ropa, estaba hecha exclusivamente con pieles de animales, al igual que su capa.
Górdag, al observarlo, recordó el frío que había pasado desde que llegó a las montañas, pues sólo llevaba encima su antigua ropa de gladiador, cubierta por una capa con capucha, que no servía de mucho.
-Krúnak, ¿tienes algo de ropa para un antiguo amigo de la niñez?
-¡No puedo creerlo! ¡Gord! Oí que ganaste una de las finales del gran torneo de gladiadores de Coliseum… Alguien debe de haber pagado tu libertad, para que estés aquí.
-No, amigo. Escapé junto con tres compañeros, de la isla de Tracksia.
-Pues has llegado en mal momento; aquí siempre estamos luchando contra los damneds, y ahora se avecina una guerra. Si te unes a nosotros… te conseguiré más que ropa; te traeré un caballo fuerte y armas. Si ganaste en el gran torneo, tu ayuda nos será muy útil.
-De acuerdo. Lucharé por mi libertad y por la de nuestro pueblo.
Krúnak tardó un poco en volver con un caballo, ropa, un espadón, un hacha, y un mazo. Górdag se cambió en un instante, y se unió a él. Ninguno de los dos llevaba casco, como alguno de sus compañeros que si lo utilizaban, y con cuernos.
Todos los rags eran grandes y musculosos, brutos, y no muy inteligentes. Estos bárbaros eran expertos guerreros, que además de luchar bien, eran excelentes cazadores… y grandes bebedores.
Górdag, al contrario que Krúnak, llevaba la melena suelta y lucía una espesa barba, no muy larga, de color miel, que hacía juego con su pelo y sus ojos.

Vlásdar, que ya tenía preparados a los damneds que lucharían junto a él, avanzaba lentamente con su ejército hacia Rag. En el bando contrario sucedía lo mismo… los bárbaros avanzaban liderados por su señor, Lóthar. Entre ellos marchaban Górdag y Krúnak.
Los damneds, cubiertos con armaduras plateadas sobre ropa y capas negras, estaban mejor protegidos que los rags, pero únicamente utilizaban espadas como armas, de modo que la balanza se equilibraba.
A vista de pájaro, desde el cielo, se veía una gran zona de nieve junto a las montañas, en la que avanzaban dos ejércitos en sus monturas, entre algunos árboles aislados.
Al fondo, más al norte, se visualizaba la gran cantidad de chozos que formaban el pueblo bárbaro, situado en un claro de nieve, entre árboles y montañas.
Cuando se avistaron ambos ejércitos… aligeraron el trote, y el gran águila pudo ver como ambas manchas, la marrón y la negra, iban una al encuentro de la otra.
El encuentro entre ambos ejércitos fue como la embestida entre dos bestias salvajes. El chocar de las armas, la brutalidad de los rags, y la crueldad de los damneds, hicieron de la batalla una masacre entre ambos ejércitos.
Las víctimas en ambos bandos aumentaban por momentos. A pesar de ello, la batalla tenía pinta de durar mucho tiempo.
Allí estaba Lóthar, señor de los rags, luchando como el que más, al frente de los suyos. Golpeaba con su gran hacha de doble hoja a diestro y siniestro, y los damneds caían como moscas.
En verdad, no eran únicamente los bárbaros y los damneds los que yacían sobre la nieve, cubriéndola de rojo… Sus monturas, los fuertes caballos de los bárbaros y los fire-eyes también formaban ya parte de la nieve sobre la cual discurría la batalla.
Górdag luchaba como ningún otro bárbaro, aunque su amigo Krúnak tampoco lo hacía mal. Era matar o que te matasen, y los damneds no eran una perita en dulce.
De repente, una fuerte ventisca hizo aparición, seguida de una tormenta de nieve. La confusión reinaba por todas partes… los golpes aparecían de la nada… Se podría decir que en este escenario de batalla los rags serían los vencedores, pues acostumbraban a luchar en situaciones climatológicas parecidas. Sin embargo, Vlásdar sabía que si la tormenta acababa pronto, tendría las de ganar, ya que su ejército era más numeroso.
A medida que la batalla proseguía, los damneds sufrían mayor número de pérdidas en sus filas. Pero de pronto, la tormenta cesó, y el curso de la guerrilla dio un giro inesperado. Si no recibían ayuda, los bárbaros estaban perdidos.

Por eso, Lóthar decidió enviar a dos de sus hombres a pedir el auxilio de los gigantes. Krúnak y Górdag se ofrecieron voluntarios. 

Capítulo 10 de Dragonstones 1





LA ISLA DE LOFT


    Tras varios días de viaje en barco, habían llegado a la isla de Loft.

El grupo debía dejarlo y despedirse de la capitana Elhana y de su tripulación. El trato era traerlos hasta la isla, pero no regresar de nuevo con ellos, pues ella tenía otros asuntos importantes de los que ocuparse, por eso, no podía esperar mientras el grupo permanecía en Loft.

Como era de esperar, la despedida entre el grupo y la tripulación fue emotiva, sobretodo la de Alan y la capitana Elhana. Pues él había vivido toda su vida junto a ella, que lo había criado y le había enseñado la vida en alta mar, por eso la consideraba una verdadera madre.


El grupo dejó el barco y fue hacia la isla en dos barcas que Elhana les dejó.
En una iban: Silvan, Lana, Eléndil, Láslandriel, Ilene, Gúnnar, y Alan; y en la otra: Isilion, Mialee, Tristan, Kevin, Éric, Susan, y Justin.

Enseguida llegaron a la isla, y pudieron comprobar desde la arena de la playa, que era maravillosa.
Silvan les dijo a todos que permaneciesen juntos. No quería que ninguno se alejase de los demás, porque podría perderse, y les costaría mucho encontrarlo.

El grupo avanzó por la arena de la playa, en dirección a unos riscos que había junto a la arena. Cuando los ladearon, se encontraron con unos jardines rodeados por una muralla vegetal, que impedía ver el interior de éstos.
Pronto, dieron con una entrada en aquella muralla verde. Cuando la cruzaron, quedaron maravillados ante tanta hermosura.

A lo lejos, se divisaba el palacio de los altos elfos. Todo hecho de mármol blanco, con innumerables torres altísimas.
Alrededor, había numerosos jardines cuidados hasta en el último detalle; y muchos estanques de agua con cisnes y pétalos de flores en su interior; acompañados de estatuas y columnas llenas de hiedra.

Avanzaron por ellos, y los pájaros parecían recibirlos con sus cantos; se oían: ruiseñores, verderones, jilgueros y canarios; y se veían pavos reales, faisanes, y muchas palomas.
En los estanques había: cisnes, gansos, flamencos, grullas, y patos de diversos tipos.
En ellos había flores de todo tipo, como: orquídeas, fucsias, gladiolos, jacintos, adelfas, azaleas, y hortensias. Y árboles como: almendros, nogales, granados, cerezos, y ciruelos, la mayoría floreciendo; y frutos silvestres como: grosellas y frambuesas.

Continuaron avanzando… y el primer indicio de vida elfa, les sorprendió. A lo lejos, vieron como un carruaje tirado por seis pegasos, se elevó en el aire para dirigirse a cualquier otra parte de la isla.
Estaban ya cerca de palacio, cuando pudieron ver a varios grupos de elfos paseando o charlando por los jardines. Otros echaban de comer a los cisnes, a los pavos reales, o a las palomas.

Cuando llegaron a palacio, pidieron audiencia, pero les dijeron que esperasen unas horas, que el rey ahora no los podía atender.
Mientras, les ofrecieron dar una vuelta por la isla, volando en las monturas de los altos elfos, los pegasos.
Sólo quisieron Kevin, Éric, Susan, Justin y Alan. A ellos se les unieron Láslandriel e Ilene.
Así que, cinco de estos animales alados, cada uno con un alto elfo y uno de los chicos, iniciaron el vuelo junto a los ángeles.

Desde arriba, el palacio y sus jardines impresionaban aún más. Ambos eran enormes, y las estilizadas torres ascendían hasta lograr acariciar el cielo.
Veían las barcas que dejaron en la arena de la playa, y poco a poco, como el palacio quedaba cada vez más lejano.

Numerosos bosques se extendían por debajo de ellos, y un gran río surcaba casi la totalidad de la isla. Al oeste, vieron un grupo montañoso, situado al lado de las playas.

Tras sobrevolar la isla, decidieron regresar a palacio.

Mientras los chicos volvían, los demás charlaban o paseaban por los jardines. Isilion y Mialee tras un largo paseo, se detuvieron en los estanques, y hablaron tranquilamente de su relación.


Poco después, los ángeles y los chicos regresaron y comentaron con el grupo todo lo que habían visto.

Enseguida les comunicaron que podían pasar dentro de palacio.

Era hermosísimo, como lo eran los elfos que habitaban aquella isla… Esbeltos y distinguidos, lucían ropas hechas por sastres que dominaban a la perfección su oficio.
Aunque en palacio siempre había muchos de ellos, la mayoría vivían en pequeñas aldeas, dispersadas por toda la isla.

Éste disponía de numerosas estancias. Así que tuvieron que subir varias escaleras, hasta llegar a la sala real.
De inmediato, fueron presentados ante el rey de los altos elfos, el Rey Eldaron.
Era alguien altivo, arrogante, sabio e intolerante; y como todos los elfos era alto y delgado. Medía un metro con ochenta y cinco, y lucía una larga melena lisa, de color blanco; sus ojos eran de color miel.
Tenía doscientos setenta y cinco años, equivalentes a unos cincuenta y cinco humanos.
Sus ropas estaban cargadas de bordados dorados o plateados, sobre tejidos muy apreciados, de colores claros.


Lo acompañaba otro elfo, llamado Vanya, que era el general del ejército de los altos elfos.

Vanya era sobretodo guapo, pero además era muy listo, valiente y excelente guerrero; y como cualquier elfo nacido en esta isla, orgulloso y altivo.
Tenía el pelo liso y a media melena, de color entre castaño claro y rubio; sus ojos eran azules, grandes, almendrados, y de hermosas pestañas.
Medía un metro con ochenta y ocho, y tenía ciento cincuenta años. Su físico sería el de un humano con treinta años.
Sus ropas eran blancas, con algo de color azul y amarillo, y su cota de malla plateada. Solía llevar la espada de los Reyes Desterrados, el escudo Espejo Élfico, y un arco Fénix.

 -Creo saber el motivo de tan peculiar visita. He sabido de la aparición de La Piedra Multicolor, y también, que Ízmer ha mandado llamar a su ejército de elfos oscuros. Se está preparando una batalla, en la que muchos perecerán; por ello, La Piedra Multicolor nos será de gran ayuda. Pero a pesar de ella, debemos prepararnos para la guerra -terminó diciendo Eldaron al grupo.
 -Gracias por vuestra ayuda. Debemos saber el paradero de la primera de las Dragonstones -dijo Silvan a su majestad.
 -Os ayudaremos a encontrarlo, porque estamos obligados a ello según una antiquísima ley de Shakával. Ya que sólo aquí, la piedra muestra el paradero de la primera de las piedras, la piedra verde. Porque es en el único sitio en el que la luz de los tres soles puede proyectarse sobre La Piedra Multicolor de la forma adecuada, para que actúe sobre ella.
Seguidme, y os lo mostraré.



El grupo al completo, acompañó a Eldaron y Vanya hasta un lugar de palacio conocido como “La Cámara de los Tres Soles”.

La cámara estaba iluminada por la luz de varias antorchas, y por la luz solar que entraba por un orificio en el centro de la cúpula del techo. Era totalmente circular, y en sus paredes se mostraba representado el mapa del mundo de Shakával al completo.
En medio, había una mesa de piedra llena de inscripciones, y en el centro de ésta, estaba elevado el lugar destinado a La Piedra Multicolor. Justo encima, entre el orificio y el lugar reservado a ella, había algo suspendido en el aire. Algo parecido al cristal de una lupa, pero que en realidad era un filtro solar mágico, creado por los altos elfos para que sólo dejara pasar aquellos rayos de los tres soles que tenían poder sobre La Piedra Multicolor.

Eldaron entonces habló:
 -Ha llegado el momento. Debéis ponerla en el centro de la mesa.
Kevin lo obedeció de inmediato. Tomó la piedra, y se dispuso a colocarla en su sitio, justo dónde daban los rayos de luz solar que entraban por el orificio del techo.
En el momento en el que la colocó en el lugar indicado, gritó de dolor:
 -¡Aaaahhh!
La Piedra Multicolor al recibir la luz de los tres soles filtrada, quemó a Kevin en la mano. Al instante, la cámara quedó iluminada de tal modo que todos tuvieron que cubrirse los ojos para no quedar cegados.
Segundos después, la intensa luz fue cesando, y todos pudieron comprobar que con la luz clara, La Piedra Multicolor comenzó a cambiar de color, pasando por cada uno de los diferentes colores de las Dragonstones; para al final tomar el color verde.
Luego, emitió un fino rayo de luz verde hacia un lugar del mapa representado en la pared.
 -Mirad, La Piedra Multicolor muestra el paradero de la piedra verde… está justo después del bosque de draconia, en Aven, el pueblo de los hombres-ave -explicó Eldaron.
 -Pues allí es donde iremos -expresó Silvan, decidido.
Poco después, el rayo de luz desapareció y la piedra se volvió transparente.

Kevin entonces, la retiró de la mesa.



El grupo pasó la noche en la isla, pero a la mañana siguiente se despidieron del rey Eldaron; momento que aprovecharon Isilion y Mialee para darle las gracias por todo, ya que habían sido muy amables, y los altos elfos no lo eran con cualquiera.
Incluso el general Vanya, accedió a llevarlos en barco hasta el continente de Bábylon.

Así que, el grupo salió de la isla junto a él.


Los guerreros del caos, que también habían llegado a la isla en un barco; escondidos tras unos riscos, vieron al grupo subir al barco elfo.

Cuando éste se alejó lo suficiente, los siguieron en su propio barco.


Esperarían seguirlos hasta que los llevarán a la piedra verde, porque así les ahorrarían el trabajo.

sábado, 19 de julio de 2014

Libros leídos






Esta entrada está dedicada a los libros que he leído durante toda mi vida. En ella no incluyo cuentos sueltos, ni comics, ni libros sin publicar. Sólo las novelas publicadas.

La dividiré en dos partes. En la primera pongo una lista de los títulos y sus autores de todos los libros que he completado de leer hasta el final. En la segunda lista, pondré aquellos libros que una vez empecé y no terminé de leer; no porque no me gustaran, todos me gustan, sino por diversos motivos, la mayoría porque no puedo leer todas las sagas o libros sueltos que me gustan al mismo tiempo. Por eso, decidí dejarlos, para leerlos más adelante.
Esta entrada la colgaré en la página de lecturas, por si alguno quiere visitarla más adelante, ya que seguiré incluyendo los títulos que siga leyendo.








1ª LISTA. LIBROS QUE HE TERMINADO DE LEER (169 LIBROS).

*Aquellos títulos que no están en negro tienen enlace a su reseña.



A

Ahriel 1. Alas de Fuego (Laura Gallego)
Ahriel 2. Alas Negras (Laura Gallego)
Alicia en el País de las Maravillas (Lewis Carroll)
Athenya 2. Guardianes (Ayaxia)





C

Caballero de Dragón (Pedro Camacho Camacho)
Cienfuegos 1. Cienfuegos (Alberto Vázquez Figueroa)
Cienfuegos 2. Caribes (Alberto Vázquez Figueroa)
Cienfuegos 3. Azabache (Alberto Vázquez Figueroa)
Cienfuegos 4. Montenegro (Alberto Vázquez Figueroa)
Cienfuegos 5. Brazofuerte (Alberto Vázquez Figueroa)
Cienfuegos 6. Xaraguá (Alberto Vázquez Figueroa)
Cienfuegos 7. Tierra de Bisontes (Alberto Vázquez Figueroa)
Crónicas de la Torre 0. Fenris, el elfo (Laura Gallego)
Crónicas de la Torre 1. El Valle de los Lobos (Laura Gallego)
Crónicas de la Torre 2. La Maldición del Maestro (Laura Gallego)
Crónicas de la Torre 3. La Llamada de los Muertos (Laura Gallego)
Crónicas del Mundo Emergido 1. Nihal, de la Tierra del Viento (Licia Troisi)
Crónicas del Mundo Emergido 2. La Misión de Sennar (Licia Troisi)
Crónicas del Mundo Emergido 3. El Talismán del Poder (Licia Troisi)
Cuentos Completos de los Hermanos Grimm (Hermanos Grimm)
Cuentos del Círculo de Bardos 1. La Elegida (Pedro Camacho Camacho)




D

Dos Velas para el Diablo (Laura Gallego)
Dragonlance I. Crónicas de la Dragonlance 1. El Retorno de los Dragones (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance I. Crónicas de la Dragonlance 2. La Tumba de Huma (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance I. Crónicas de la Dragonlance 3. La Reina de la Oscuridad (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance II. Leyendas de la Dragonlance 1. El Templo de Istar (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance II. Leyendas de la Dragonlance 2. La Guerra de los Enanos (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance II. Leyendas de la Dragonlance 3. El Umbral del Poder (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance III. El Ocaso de los Dragones 1. Los Caballeros de Takhisis (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance III. El Ocaso de los Dragones 2. La Guerra de los Dioses (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance IV. La Guerra de los Espíritus 1. Los Caballeros de Neraka (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance IV. La Guerra de los Espíritus 2. El Río de los Muertos (Margaret Weis y Tracy Hickman)
Dragonlance IV. La Guerra de los Espíritus 3. El Nombre del Único (Margaret Weis y Tracy Hickman)




E

Ecos de los 12 mundos. Antología Fantasy Club (Varios autores)
Egidio. El Granjero de Ham (J. R. R. Tolkien)
El Bardo del Dragón (Susan Price)
El Cementerio de los Libros Olvidados 1. La Sombra del Viento (Carlos Ruiz Zafón)
El Club de los Poetas Muertos (N. H. Kleinbaum)
El Coleccionista de Relojes Extraordinarios (Laura Gallego)
El custodio de las siete llaves (Eladio Hernández Polo)
El Ejército Negro 1. El Reino de los Sueños (Santiago García-Clairac)
El Hobbit (J. R. R. Tolkien)
El ladrón mago (Sarah Prineas)
El lago de la niebla (Miguel Costa)
El Legado 1. Eragon (Cristopher Paolini)
El Legado 2. Eldest (Cristopher Paolini)
El Legado 3. Brisingr (Cristopher Paolini)
El Legado 4. Legado (Cristopher Paolini)
El Lenguaje de las Piedras 1. El Lenguaje de las Piedras (Robert Carter)
El Mago de Oz (Lymam F. Baun)
El Mundo de Tinta 1. Corazón de Tinta (Cornelia Funke)
El Mundo de Tinta 2. Sangre de Tinta (Cornelia Funke)
El Mundo de Tinta 3. Muerte de Tinta (Cornelia Funke)
El Nexo 1. Mago (Víctor Fernández García)
El Nombre de la Rosa (Umberto Eco)
El Pasaje del Diablo (Miguel Costa Tovar)
El Retorno de las hechiceras negras (Carlos Samper)
El Señor de los Anillos 1. La Comunidad del Anillo (J. R.R. Tolkien)
El Señor de los Anillos 2. Las dos Torres (J. R. R. Tolkien)
El Señor de los Anillos 3. El Retorno del Rey (J. R. R. Tolkien)
El Vatídico 1. Aprendiz de Asesino (Robin Hobb)
El Vatídico 2. La Diplomacia del Asesino (Robin Hobb)
Ewilan 1. Ewilan 1. Ewilan (Pierre Bottero)




F





Fahrenheit 451 (Ray Bradbury)

Finis Mundi (Laura Gallego)
Flashforward (Robert J. Sawyer)




G


Galemith 1. La Resistencia (Laura Campos Villagrasa)

Galemith 2. Inmortalidad (Laura Campos Villagrasa)
Guerras Demoníacas 1. El Despertar del Demonio (R. A. Salvatore)
Guerras Demoníacas 2. Barbacán. La Guarida del Maligno (R. A. Salvatore)




H


Harry Potter 1. Harry Potter y la Piedra Filosofal (J. K. Rowling)

Harry Potter 2. Harry Potter y Cámara Secreta (J. K. Rowling)
Harry Potter 3. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (J. K. Rowling)
Harry Potter 4. Harry Potter y el Cáliz de Fuego (J. K. Rowling)
Harry Potter 5. Harry Potter y la Orden del Fenix (J. K. Rowling)
Harry Potter 6. Harry Potter y el misterio del príncipe (J. K. Rowling)
Harry Potter 7. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (J. K. Rowling)
Hijos del Dragón 2. Las Armas Sagradas (Lucía González Lavado)
Historias de Terramar 1. Un Mago de Terramar (Úrsula K. Le Guin)
Historias de Terramar 2. Las Tumbas de Atuan (Úrsula K. Le Guin)
Historias de Terramar 3. La costa más lejana (Úrsula K. Le Guin)
Historias de Terramar 4. En el Otro Viento (Úrsula K. Le Guin)
Historias de Terramar. Cuentos de Terramar (Úrsula K. Le Guin)





I






J






K


Kadingir 1. El Cetro de Zink (Joan Llongueras y Mercè Masnou)

Kadingir 2. El Señor de Zapp (Joan Llongueras y Mercè Masnou)




L


La Emperatriz de los Etéreos (Laura Gallego)
La Espada y la Rosa (Antonio Martinez Menchén)
La Guerra de los Sueños 1. El Último Guardián de Everness (John C. Wright)
La Hija de la Serpiente (Evelyne Okonnek)
La Historia Interminable (Michael Ende)
La Rueda del Tiempo 1. Desde dos Ríos (Robert Jordan)
La Saga de Geralt de Rivia 1. El Último Deseo (Andrzej Sapkowski)
La Saga de Geralt de Rivia 2. La Espada del Destino (Andrzej Sapkowski)
La Saga de Geralt de Rivia 3. La Sangre de los Elfos (Andrzej Sapkowski)
La Saga de Geralt de Rivia 4. Tiempo de Odio (Andrzej Sapkowski)
Las Crónicas de Narnia 1. El Sobrino del Mago (C. S. Lewis)
Las Crónicas de Narnia 2. El León, la Bruja y el Armario (C. S. Lewis)
Las Crónicas de Narnia 3. El Caballo y el Muchacho (C. S. Lewis)
Las Crónicas de Narnia 4. El Príncipe Caspian (C. S. Lewis)
Las Crónicas de Narnia 5. La Travesía del Viajero del Alba (C. S. Lewis)
Las Crónicas de Narnia 6. La Silla de Plata (C. S. Lewis)
Las Crónicas de Narnia 7. La Última Batalla (C. S. Lewis)
Las Crónicas de Spiderwick 1. El Libro Fantástico (Tony Diterlizzi y Dan Potash)
Las Crónicas de Spiderwick 2. El Anteojo Asombroso (Tony Diterlizzi y Dan Potash)
Las Crónicas de Spiderwick 3. El Mapa Perdido (Tony Diterlizzi y Dan Potash)
Las Crónicas de Spiderwick 4. El Árbol Metálico (Tony Diterlizzi y Dan Potash)
Las Crónicas de Spiderwick 5. El Ogro Malvado (Tony Diterlizzi y Dan Potash)
Las Hijas de Tara (Laura Gallego)
La Sirada (Chris J. Peake)
La Torre Oscura 0. Las Hermanitas de Eluria (Stephen King)
La Trilogía de Bartimeo 1. El Amuleto de Samarkanda (Jonathan Stroud)
La Trilogía de Bartimeo 2. El Ojo del Golem (Jonathan Stroud)
La Trilogía de Corum 1. El Caballero de las Espadas (Michael Moorcock)
La Trilogía de Corum 2. La Reina de las Espadas (Michael Moorcock)
La Trilogía de Corum 3. El Rey de las Espadas (Michael Moorcock)
Leyendas de Erodhar 1. La Vara de Argoroth (Cosmin Flavius Stircescu) 
Leyendas de Thaindor. XIII Reinos 1. La Extraña Herencia (Mei L. Rodríguez)
Lo que esconde el espejo (Lucía González Lavado)
Los Cuatro Reinos 1. El Reino de Balh (Luis Antonio Guardiola Alcalá)
Los Cuentos de Beedle el Bardo (J. K. Rowling)
Los Héroes de Kalanúm (Javier Negrete)
Los Hijos de Hurin (J. R. R. Tolkien)
Los Pilares de la Tierra 1. Los Pilares de la Tierra (Ken Follet)
Los Pilares de la Tierra 2. Un Mundo sin Fin (Ken Follet)
Los Señores del Edén 1. Valesïa (Miguel Costa Tovar)
Los Señores del Edén 2. Elinâ (Miguel Costa Tovar)



LL







Llámalo destino (Silvia Calínquer)


M


Maldición 1. Las Criaturas de la Noche (Lucía González Lavado)

Memorias de Idhún 1. La Resistencia (Laura Gallego)
Memorias de Idhún 2. Triada (Laura Gallego)
Memorias de Idhún 3. Panteón (Laura Gallego)




N


Niyüra 1. La Corona de los Elfos (Jenny-May Nuyen)


Ñ





O


Orfus. El ocaso de los OrÚka (Cosmin Flavius Stircescu)


P


Peter Pan (J. M. Barrie)

Por quién doblan las campanas (Hernest Hemingway)





Q






R


Red Sonja (Robert E. Howard)

Reinos Olvidados 1. Elminster 1. Elminster. La Forja de un Mago (Ed Greenwood)
Reinos Olvidados 2. Trilogía Reinos Olvidados 1. El Tatuaje Azul (Kate Novak)
Reinos Olvidados 2. Trilogía Reinos Olvidados 2. El Espolón del Wyvern (Kate Novak y Jeff Grubb)
Reinos Olvidados 2. Trilogía Reinos Olvidados 3. El Cántico de los Saurios (Kate Novak y Jeff Grubb)
Retorno a la Isla Blanca (Laura Gallego)
Rey Kull (Robert E. Howard)





S


Saga de Calet-Ornay 1. Demonios de venganza (José Francisco Sastre García)

Saga de Calet-Ornay 2. Vientos de guerra (José Francisco Sastre García)
Saga de Calet-Ornay 3. Vientos de guerra 2 (José Francisco Sastre García)
Saga de Calet-Ornay 4. Tempestades (José Francisco Sastre García)
Saga Identidad 1. La Cabaña (Victor Fernández García)
Saga Identidad 2. La Taberna. Una libreta para el recuerdo (Víctor Fernández García)
Septimus 1. Septimus (Angie Sage)
Silencio Efímero (Silvia Calínquer¨)





T


Tierras de luz, Tierras de sombra (María Martínez Ovejero)



U

Ulysses Moore 1. La Puerta del Tiempo (Pierdomenico Baccalario)

Ulysses Moore 2. La Tienda de los Mapas Perdidos (Pierdomenico Baccalario)
Ulysses Moore 3. La Casa de los Espejos (Pierdomenico Baccalario)
Ulysses Moore 4. La Isla de las Máscaras (Pierdomenico Baccalario)
Un Mundo Feliz (Aldous Huxley)





V


Viento del Este, Viento del Oeste (Pearl S. Buck)





W


Warhammer Fantasy. Volumenes Independientes 4. Los Jinetes de la Muerte (Dan Abnett)






X






Y





Z













2ª LISTA. LIBROS QUE NO HE TERMINADO DE LEER (62 LIBROS).





A

Añoranzas y Pesares 1. El Trono de Huesos de Dragón (Tad Williams)
Aquasilva 1. Herejía (Anselm Audley)
Athenya 1. Vraenomios (Cristina Guerrero)





B

Ben-Hur (Lewis Wallace)





C

Caídos del Cielo (Lucía González Lavado)
Canción de Hielo y Fuego 1. Juego de Tronos (George R. R. Martin)
Cazadores de Sombras 1. Ciudad de Hueso (Cassandra Clare)
Conan (Robert E. Howard)
Crónica del Asesino de Reyes 1. El Nombre del Viento (Patrick Rothfuss)
Crónicas de Belgarath y Mallorea 1. Crónicas de Belgarath 1. La Senda de la Profecía (David Eddings)
Crónicas de Élric de Melniboné 1. Élric de Melniboné (Michael Moorcock)
Crónicas de Erehländ 1. La Reina Oscura (Cristina Puig)
Crónicas de Sombras 1. Los Elegidos (Lucía González Lavado)
Cuando las Estrellas nos llamen 1. Cuando las Estrellas nos llamen (Vicente Hernándiz)





D

Dónde los árboles cantan (Laura Galego)
Duelo de Espadas 1. Duelo de Espadas (Lucía González Lavado)
Dentro del Laberinto (Terry Jones)





E

El Aliento de los Dioses (Brandom Sanderson)
El Ángel de la Oscuridad (Karen Delorbe)
Elantris (Brandom Sanderson)
El Décimo Reino (Kathryn Wesley)
El Guerrero del Crepúsculo 1. El Guerrero del Crepúsculo (Eric Lustbader)
El Libro de los Portales (Laura Gallego)
El Mundo de las Sombras 1. El Inmortal (Pablo Carnicero de la Cámara)
El Portal de los Elfos 1. El Portal de los Elfos (Herbie Brennan)
El Reino de los Dragones 1. Dragones de Fuego (Richard A. Knaak)
El Tamuli 1. Cúpulas de Fuego (David Eddings) 
El Último Unicornio (Peter Beagle)
Espartaco (Howard Fast)
Ewilan 1. Ewilan 2. Las Fronteras de Hielo (Pierre Bottero)





F




G




H

Historias de Eilidh 1. El Misterio del Brazalete (Lucía González Lavado)





I

Ivanhoe (Walter Scott)




J




K




L

La Compañía Negra 1. La Primera Crónica (Glen Cook)
La Espada de la Verdad 1. El Libro de las Sombras Contadas (Terry Goodkind)
La Espada Rota (Poul Anderson)
La Flor de Jade 1. El Enviado (Jesús Barona Vilchez)
La Guerra de las Tormentas 1. El Camino de los Reyes (Brandon Sanderson)
La Hija de la Noche (Laura Gallego)
La Leyenda de Jay-Troi 1. El Inmortal (Daniel Menéndez Cuervo)
La Materia Oscura 1. Luces del Norte (Philip Pullman)
La Montaña Mágica (Thomas Mann)
La Rueda del Tiempo 0. Nueva Primavera (Robert Jordan)
La Saga de los Confines 1. Los Días del Venado (Liliana Bodoc)
Las Aventuras del Capitán Alatriste 1. El Capitán Alatriste (Arturo y Carlota Perez Reverte)
Las Mil y Una Noches (Anónimo)
La Torre Oscura 1. La Hierba del Diablo "El Pistolero" (Stephen King)
Libro de Gestas de Malaz 1. El Último Puente (Steven Erikson)
Los Viajes de Gulliver (Jonathan Swift)





LL




M

Mago por Casualidad (Laura Gallego)
Mandrágora (Laura Gallego)
Máscaras de Matar (León Arsenal)
Moby Dick (Herman Melville)





N

Nacidos de la Bruma 1. El Imperio Final (Brandom Sanderson)





Ñ





O

Oscuridad 1. Retorno desde Rangún (Lorea García Dobaran)





P

Príncipe de Nada 1. En el Principio fue la Oscuridad (Scott Bakker)





Q





R

Robin Hood (Anónimo)




S

Serie Marciana 1. Una Princesa de Marte (Edgar Rice Bourroughs)
Shannara 1. Trilogía de Shannara 1. La Espada de Shannara (Terry Brooks)
Solomón Kane (Robert E. Howard)
Stardust (Neil Gaiman)





T

Tramórea 1. La Espada de Fuego (Javier Negrete)
Trilogía de Roma 1. La Loba de Plata (Alice Borchardt)





U




V








W






X






Y





Z